Archivo de la etiqueta: obediencia clase internacional

El Schutzhund

El Schutzhund, palabra alemana que significa “perro de defensa”, es un deporte en que se trata de evaluar la capacidad de trabajo de los perros. El Schutzhund También se conoce como IPO, del acrónimo alemán Internationale Prüfungs Ordnung. En sus orígenes tenía como principal objetivo preservar las capacidades y características del Pastor Aleman (eligiendo para la reproducción solo aquellos que hubieran completado con éxito las pruebas), en nuestros días participan en este deporte otras razas consideradas de utilidad por la FCI. Se practica en todo el mundo, y a pesar de que goza ya de una longeva existencia no es uno de los deportes con más seguidores, pero sin duda es uno de los deportes caninos con mayor grado de exigencia.

 dave-harris-seminar-9-june-2004

BREVE HISTORIA

En la Europa Occidental del siglo XIX existían una gran variedad de perros pastores, controlaban el ganado siguiendo las órdenes de los pastores, lo cuidaban por la noche y avisaban si se acercaba algún extraño, por lo que se podría decir que eran un sistema de garantizar la subsistencia del mundo rural. Estos perros no pertenecían a ninguna raza reconocida hasta ese momento, pero su pelaje, color, tamaño y morfología era común en diversas regiones. Eran los perros de la clase obrera y trabajadora siendo considerados carentes de valor para las personas adineradas de la época que solo valoraban a los perros caza.

Fue en 1899 cuando Max von Stephanitz, un aristócrata oficial de caballería, enamorado de este tipo de perros fundo el Club Alemán del Pastor Alemán (SV), elaboró los estándares de la raza, organizó y formalizó los registros de sementales así como desarrollo las pruebas de evaluación de la raza (rastro, obediencia y protección). La idea Max von Stephanitz era introducir esta raza en todo tipo de actividades (vigilancia, mensajería, guarda, rescate…) por lo que promovió intensamente su uso por las fuerzas de seguridad. El sistema implementado por Stephanitz sigue siendo usado hoy en día para preservar la raza y es el motor del Schutzhund.

 RAZAS DE UTILIDAD

No todas las razas practican este deporte, puesto que no todas las razas poseen las características y capacidades necesarias para su adecuada práctica.

A pesar de que originariamente los ejemplares de Pastor Aleman que hubieran pasado las pruebas de esta disciplina eran aptos para la reproducción de la raza y de que esto se sigue llevando a cabo en Alemania hasta el día de hoy, no son los Pastores Alemanes los únicos perros que practican este deporte. Otras razas que se consideran aptas para este deporte son, Pastor Belga (malinois), Rottweiler, Doberman, Pinscher, Schnauzer gigante, Pastor Holandes, Bouvier de Flandes, Boxer, Bulldog Americano. Pero sin duda la estrella indiscutible y la raza preferida por los aficionados a este deporte canino sigue siendo el Pastor Aleman.

dave-harris-seminar-9-june-2004-1

 TRES EN UNO, SOLO PARA LOS MEJORES

Este deporte canino se basa en la ejecución de tres disciplinas, rastro-obediencia-defensa, que difieren mucho entre ellas, para evaluar el carácter, impulso, velocidad y capacidad de aprendizaje de los perros. Se trata pues de un deporte solo apto para los mejores perros y los mejores guías. El Schutzhund consta de tres niveles de dificultad y exigencia, del nivel I, el más elemental, al III el de mayor dificultad.

Rastro: se evalúa la habilidad olfativa y concentración del perro, que deberá seguir una pista dejada por un trazador o su guía (dependiendo del nivel en que nos encontremos). Durante la ejecución del ejercicio el perro deberá encontrar y señalizar 3 objetos (tumbándose sin tocarlos junto a ellos). Las distancias a rastrear, los tiempos de rastreo, los cambios de dirección y el tiempo transcurrido entre el paso del trazador y la realización del ejercicio se incrementan según se aumenta el nivel de la prueba.

Obediencia: se evalúa el cumplimiento de la órdenes verbales del guía por parte del perro, su celeridad, precisión y seguridad para cumplirlas  así como el voluntariedad o entusiasmo para realizarlas. En esta disciplina el perro debe andar o correr a distintas velocidades junto al guía, sentarse o tumbarse a la orden, traer un objeto, realizar un salto y superar una empalizada entre otros ejercicios. Para nosotros es, sin duda, la disciplina más complicada y de mayor exigencia de las tres que conforman este deporte canino.

Defensa: se evalúa el coraje, deseo combativo y control bajo circunstancias muy estimulantes para el perro. El perro inicialmente debe buscar al figurante (que interpreta el papel de ladrón, agresor…) escondido en uno de los puntos determinados de la pista, allí debe guardarlo, vigilarlo y alertar mediante el ladrido, de su presencia al guía. Después deberá retenerlo por el brazo cuando intente escapar y enfrentarse de la misma forma a él cuando sea “agredido” por el figurante.

CARÁCTER ESPÍRITU

Se trata por tanto de una disciplina de gran exigencia física y mental para el perro así como de un gran conocimiento teórico y práctico del guía. Este deporte canino se practica en todo el mundo y prácticamente todos los fines de semana hay alguna competición, seguro que cerca de su residencia podrá encontrar un grupo de trabajo donde informarse e iniciar la práctica de este deporte canino..

Agility, un «nuevo» deporte en expansión

El agility es un deporte canino practicado por miles de personas y uno de los más conocidos en todo el mundo. A pesar de su relativamente corta vida, se inició a mediados de los años setenta del siglo pasado, es uno de los deportes caninos que mayor expansión ha conseguido y uno de los pocos que ha conseguido ser conocido y admirado por el público en general y no solo por los aficionados a este deporte o a otras disciplinas deportivas caninas. El agility consiste en que el perro, siguiendo las indicaciones de su guía, supere una serie de obstáculos dispuestos en un circuito diseñado de forma específica para cada prueba, sin faltas y dentro de un tiempo preestablecido. Se trata de una disciplina deportiva que requiere una gran compenetración entre perro y guía, una gran concentración y un buen nivel estratégico de conducción del perro. Este deporte no trata solo de ser rápido, requiere conocimiento de las diferentes estrategias que se pueden aplicar en función de las aptitudes de cada perro y el trazado de la pista. Requiere un entrenamiento previo del perro para conocer y ejecutar las diferentes ordenes que se le puedan indicar durante el ejercicio.

dog-agility

ALGO DE HISTORIA

Nos referimos a este deporte como nuevo puesto que si lo comparamos con otros deportes caninos como el Schützhund (IPO) que tiene una tradición de más de 100 años entenderemos que se trata de una disciplina de nueva creación. La primera aparición pública y notoria se dio en 1977 con una exhibición en el Crufts Dog Show en Inglaterra, en que entretenía al público asistente a este concurso de morfología canina (belleza canina). Desde el principio esta disciplina deportiva gozo de admiradores y seguidores que se sumaron rápidamente a su práctica, tanto fue su éxito que en 1980 (solo 3 años después de su primera aparición en público) fue reconocido de forma oficial como deporte canino por el Kennel Club (UK). Desde ese momento este gran deporte ha mantenido su crecimiento y expansión hasta el punto que hoy en día para el público general hablar de deporte canino es hablar de agility.

¿QUIEN PUEDE PRACTICAR ESTE DEPORTE?

Es un deporte abierto a todas las personas, sin límites de edad. Para los más pequeños es una oportunidad de practicar deporte con su compañero canino mejorando su condición física y capacidad de coordinación así como una estupenda forma de aprender una disciplina deportiva muy divertida. Para los adultos es una inmejorable forma de practicar un deporte en que el ritmo lo marca el guía por lo que puede ser practicado a cualquier edad y con cualquier condición física. Las discapacidades físicas o psíquicas no son una condición limitante en este deporte, un gran número de guías sufren alguna forma de discapacidad sin que les reste un ápice de capacidad ni competitividad.

¿QUE PERROS PUEDEN PARTICIPAR?

Todas las razas pueden practicar este deporte, no existen limitaciones en tamaños o pesos, la única condición es la edad a la que puede nuestro compañero empezar a competir, esta edad varía ligeramente en función de la federación en que consultemos la normativa, pero en general suelen ser los 15-18meses. A pesar de que se permiten todas las razas (a veces incluso los mestizos), es poco frecuente ver perros de gran tamaño, tipo moloso, perros muy pequeños o muy chatos también son poco habituales. Claro está que siempre existen excepciones y que para practicar este deporte como hobbie cualquier perro es apto, pero en la alta competición queda claro que tal vez algunas razas son más adecuadas que otras. Existen pocas limitaciones en el tipo de perro pero si en cuanto a su condición física o sociabilidad. Los perros que por discapacidad física la ejecución del ejercicio pudiera causarles dolor o agravamiento de su patología no deberían competir, así como los perros que por su carácter o sociabilidad puedan ser un peligro para otros competidores o espectadores.

¿COMO SE PRACTICA?

Un juez prepara un circuito con diversos obstáculos (saltos, pasarela, túnel, mesa, eslalon…) para cada ocasión, este circuito no es conocido por guía ni perro y solo se le permite al guía unos minutos antes de la prueba conocer el recorrido para que pueda establecer la que considere la mejor estrategia para que junto con su compañero poder realizar el recorrido dentro del tiempo establecido por el juez. Los circuitos son lo suficientemente complicados para que el perro no pueda resolverlos ni completarlos sin las indicaciones de su guía El perro debe practicarlo sin collar ni correa y no pueden usarse motivadores de ningún tipo (pelotas, comida, juguetes…). El guía puede usar comandos verbales y/o físicos para indicar al perro el orden y el modo de afrontar los obstáculos. No se puede tocar al perro ni los obstáculos salvo de forma accidental lo que requiere un guiado y control exquisito y un adiestramiento de gran nivel. La combinación de estrategia y velocidad son primordiales y existen múltiples técnicas para suplir en parte los déficits de guía y perro en estos aspectos. Se compite contra el reloj y los puntos se consiguen en función del tiempo y las penalizaciones por rehúses o faltas. Este deporte necesita de mucho entrenamiento conjunto. El perro debe conocer las órdenes y el guía debe saber darlas, deben ser capaces de una ejecución perfecta durante el recorrido, la compenetración entre ambos, el conocimiento mutuo y el entrenamiento previo, son fundamentales para conseguir el éxito.

SI PARPADEAS, TE LO PIERDES

Los circuitos suelen tener un tiempo entre 25-45 segundos de ejecución con un recorrido de entre 140-200 metros con un número de obstáculos variable que suele ser de unos 20 de diferentes tipos. Esto hace que en algunos tramos el perro puede superar los 18Km/h lo que otorga un margen muy pequeño para el error; perro y guía deben formar un dúo perfectamente compenetrado y ejecutar los ejercicios de forma casi milimétrica. Los reflejos y el timming son de gran importancia en este deporte.

¿DONDE PUEDE PRACTICARSE?

Hoy en día existe un gran número de clubs, asociaciones y federaciones de agility. Existen tanto clubs donde se practica este deporte como forma de ocio y clubs donde se practica tanto como ocio como club oficial de competición. En nuestro país, escasas son las provincias donde no encontremos algún club oficial de agility. Tanto si quieres iniciarte como si quieres avanzar en este deporte seguro que existe un club cerca de ti.

El equipo de la real sociedad canina de España campeón del mundo de agility.

Durante los días 10 a 14 de octubre se ha celebrado en Johannesburgo (Sudáfrica) el Campeonato del Mundo de Agility de la Fédération Cynologique Internationale (F.C.I.), habiéndose proclamado Campeón del Mundo en la Categoría Individual en Clase Mediana el equipo de la Real Sociedad Canina de España integrado por David Molina Gimeno y el ejemplar de raza Perro de Agua Español “Fran I de Can Ajirad”.